Sanar heridas familiares

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Imprimir

Por Ana Paula Skinfield, alumna de licenciatura, plantel Guadalajara

La familia debería ser nuestro lugar seguro, donde podamos ser nosotros mismos libremente, y sentirnos en confianza. Sin embargo, no todas las realidades son iguales. A veces se siente todo lo contrario, puede que nos sintamos atacados por las personas que más queremos, y duele. Se abre una herida que posiblemente será muy difícil sanar, las hay en todas las familias. Aunque claro, todos los casos son diferentes.

Las heridas en la familia

Es irónico, pero sanar duele. Es un proceso muy largo que cuesta asimilar, y hablar de heridas familiares hace que se haga un poco más complejo, pues cuando alguien de nuestro círculo más cercano nos lastima, es confuso y doloroso. No entendemos por qué pasa.

Las situaciones por las que pasa cada miembro de la familia pueden ser desconocidas e incluso ignoradas por los demás, ya sea por cuestiones de comunicación o porque a veces duele tanto lo que nos pasa, que preferimos no contarlo. Pero precisamente es eso lo que puede llegar a dañar a los otros, sin notarlo, estamos dejando que nuestras circunstancias nos afecten de más, hasta llegar a herir a los que más queremos sin darnos cuenta.

La misericordia y el perdón

Aun cuando no entendamos por qué la gente en la que más confiamos nos lastime, debemos poner en práctica la misericordia. Es en nuestra casa donde puede que se necesite más, con nuestros padres y hermanos. Con nosotros mismos también.

Sanar implica tratar de entender la razón del comportamiento del otro, quizá no logremos comprender del todo, tal vez ni siquiera le encontremos sentido, pero al hacerlo, estamos dando el primer paso para la sanación; perdonar.

El perdón es la clave para restablecer vínculos y sanar lo que nos lastimó, y aunque no es algo fácil, es lo mejor para saber que el amor sigue presente, pero que a veces herimos a las personas que amamos sin notar el daño que les provocamos.

Licenciatura en Desarrollo Humano y Familiar

Sigue leyendo

Solicita informes