Menos pantallas, más momentos sagrados

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Imprimir

Si la pandemia y la gran cantidad de zoom’s o meet’s a los que hemos entrado en este tiempo, nos han demostrado algo hasta ahora, es: lo agotador que resulta estar tanto tiempo frente a una pantalla. Tomar la clase, estar en la junta, hacer tarea o trabajo, estudiar, hacer videollamada con amigos, responder correos, ver capítulos de nuestra serie favorita, historias de Instagram, memes en Facebook y la lista sigue y sigue.

¿Estás de acuerdo conmigo? ¡son muchas horas al día frente a una pantalla!

Aunque algunos ya van retomando sus clases o trabajo presenciales, de cualquier manera, la tecnología ya era parte de nuestras vidas y lo seguirá siendo. La diferencia es que ahora hemos experimentado como nunca lo perjudicial que puede llegar a ser para nuestra salud física, mental y emocional si la utilizamos en exceso.

Hasta ahora ¿has establecido algún límite para cuidarte del uso excesivo de estas herramientas y el tiempo en pantalla? Te propongo que te retes a ti mismo a llenar tu día de ratos en los que tu celular, computadora o televisión no sean bienvenidos.

No es necesario estar eliminando y volviendo a descargar tus aplicaciones o desactivar todas tus redes sociales de un día para otro, solo se trata de respetar al máximo esos momentos “sagrados” de tu día y reducir las distracciones para poder disfrutar con calma de aquella actividad que te dispongas a hacer.

Cómo lograrlo en 3 sencillos pasos

Este reto consta de tres pasos:

  1. Toma una hoja de papel y divídela en dos partes. En la primera, enlista todas las actividades que realizas en un día cualquiera en las que es imprescindible el uso de un dispositivo electrónico.
    Por ejemplo: tomar mis clases, trabajar, hacer la tarea, estudiar, hablar con mis amigos, etc.
  1. En la segunda parte apunta aquellas en las que no es necesario utilizar tu celular o computadora.
    Por ejemplo: hacer oración, comer, ir al baño, lavarte los dientes, caminar un rato por tu casa o el parque, cocinar, diálogos cara a cara, leer, escribir, dormir, etc.

    Teniendo estas dos listas puedes caer en cuenta de cuándo los recursos digitales solo están siendo intrusos y realmente puedes prescindir de ellos; para descansar la vista, los músculos, reducir la ansiedad o irritación. Conviértelos en minutos de tu día que sean intocables por la tecnología.
  1. Por último, reflexiona si es un buen momento dentro de esta pandemia para retomar o añadir algúnpasatiempo que no requiera de aparatos y te proporcione ese “détox tecnológico” que tanto necesitas. Ya sea aprender algún instrumento, salir a correr, cocinar o leer más.

Pausar más el uso de pantallas es una decisión que puedes tomar en cualquier momento. Ya verás como resulta benéfico para ti el darte esos ratos y además te ayudará a alcanzar un sano equilibrio en esta vida online. Y no lo olvides, poner esta clase de límites frente a esta era digital es otra forma de practicar el autocuidado y prevenir el agotamiento o adicción que esta temporada en confinamiento podría provocarnos.

Licenciatura en Desarrollo Humano y Familiar

Sigue leyendo

Solicita informes