La familia en misión permanente.

La familia en misión permanente
Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Imprimir

Por Silvia del Valle

En este mes de octubre, la Iglesia nos recuerda la importancia de estar en misión permanente y esto debe comenzar desde la familia, que es la primera comunidad de vida y amor, por eso te quiero compartir mis 5Tips para lograrlo.

PRIMERO. La misión empieza con tu testimonio.

La mejor forma de atraer almas a Cristo es con el ejemplo, con el testimonio y es muy bueno que el primer testimonio lo demos en nuestra familia.

Es necesario que en todas nuestras acciones nuestros hijos y cónyuge vean a Cristo reflejado, de esta forma conocerán a un Cristo cercano e inmerso en la vida familiar cotidiana.

Nosotros debemos ser la sal de la tierra y la luz del mundo y debemos comenzar por nuestra familia.

SEGUNDO. Que entre hermanos se apoyen.

Una vez que nuestros hijos han vivido a Cristo en su vida cotidiana es muy sencillo que entre ellos también se transmitan a Cristo, es decir, que busquen siempre ayudarse y cuidarse, es decir que todos estén empeñados en que el otro esté bien.

Cuando los hijos están pequeños es más fácil porque nosotros podemos orientarlos para que moldeen su carácter y su prioridad sea ayudar a sus hermanos, pero ya que están más grandes, es necesario hablar con ellos para llegar un acuerdo y lograr que la familia sea lo primero.

TERCERO. Tu primera misión es tu familia.

Muchas veces se nos va la vida tratando de hacer miles de apostolados y obras de Dios, pero no podemos perder de vista que los que tenemos una familia, Dios nos dio una misión primordial que es nuestra familia.

Si comenzamos a formar a nuestros hijos conforme a lo que la doctrina y el magisterio de la iglesia nos pide, estamos en misión permanente.

Así que, hay tiempo para todo y si tus hijos están pequeños, es tiempo para ellos. Ya llegará el día en que puedan compartir con los demás todas las gracias que Dios les ha regalado.

CUARTO. Da testimonio a los demás.

Y el primer testimonio es el de la vida en familia.

Si nos ven que nosotros nos comunicamos bien, que somos una familia unida, que manejamos los problemas adecuadamente, que intentamos comunicar a Cristo y hacer visa sus enseñanzas, entonces estamos sí que estamos de misión.

El testimonio de amor es el más importante.

QUINTO. Acompaña a otras familias en la misión.

Muchas veces nos cruzamos en el camino con familias muy afines a nosotros que van buscando alguien que les acompañe y oriente en medio de la sociedad actual, tan en contra de la familia.

Si nosotros nos acercamos a ellos y compartimos el tesoro de amor y gracia que Dios nos regala en familia, seguro que lograremos hacer una pequeña comunidad de edificación y sana convivencia.

Seamos sal de la tierra y luz del mundo para gloria de Dios.

Maestría en
Ciencias de la Familia

Sigue leyendo

Solicita informes