Los teólogos debemos escuchar a las familias 

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en email
Email
Compartir en print
Imprimir

Una ayuda para captar toda la riqueza del discurso pronunciado por el Papa Francisco durante el Festival de las Familias que abrió el décimo Encuentro Mundial de las Familias.

Publicamos a continuación la traducción al italiano de la entrevista concedida por el presidente del Instituto Mons. Philippe Bordeyne al periódico La Croix y publicada el 22 de junio de 2022. 

por Loup Besmond de Senneville

¿Debe la Iglesia revisar su doctrina sobre la familia?

“La cuestión no se plantea en estos términos. La Iglesia hace un trabajo importante al acoger a las familias tal como son. Por ejemplo, hoy en Francia más del 60% de los niños nacen fuera del matrimonio y muchas de estas familias vienen a pedir el bautismo. Lo mismo ocurre en el resto de Europa, pero también en África y América Latina, donde el fenómeno es masivo aunque no se mencione. La Iglesia acoge a estas familias que se encuentran en situaciones diferentes. Pero esto no es suficiente: debe acompañarlos”.

¿Qué significa esto entonces?

 “Hoy acogemos a las familias, pero realmente no las acompañamos. Por ejemplo, las parejas solteras o que se han vuelto a casar son acogidas por misericordia, pero no se habla de su vida de pareja, probablemente por miedo a hacer algo malo. Sin embargo, el bautizo de un niño representa una oportunidad para acudir a los padres, pues un nacimiento cambia muchas cosas en una pareja. El hecho de pedir el bautismo es a veces una concesión de uno de los padres al otro. En cualquier caso, representa una oportunidad para hablar de la familia y emprender un camino. También hay situaciones para las que no hay ningún tipo de propuesta: estoy pensando en parejas que se están separando o divorciando”

¿Cómo se puede acompañar mejor a estas personas?

 “Hay que partir de lo que soy. Comience por escuchar. De ahí debe partir el trabajo teológico: la comprensión de la realidad, y en particular de aquellos fieles “que muchas veces responden mejor al Evangelio con sus limitaciones y pueden ejercer su discernimiento en situaciones en las que se han roto todos los esquemas”, como escribe el Papa Francisco en Amoris Laetitia. Necesitamos entender su forma de ser pareja, porque quieren un bebé o porque no lo quieren. También debemos estar atentos a la forma en que la gracia de Dios obra en las personas. Porque si vienen a la iglesia para un bautismo o una preparación para el matrimonio, eso significa que hay un deseo de Dios, por pequeño que sea, de parte de estas personas. Para ello necesitamos la sociología, pero también debemos entrar en una comprensión más propiamente teológica: ¿cómo actúa el Espíritu Santo en los bautizados? ¿Cómo realizar el deseo de Dios ligado a este deseo de familia?

Para comprenderlas, el camino sinodal lanzado por el Papa Francisco es un buen medio de escucha a las familias. Las preguntas que se plantean hoy a los cuidadores son las siguientes: ¿cómo nos adaptamos al contexto actual? ¿A la pobreza? ¿A la presión que sufren las familias? ¿A la relación con la vida profesional? Es para hacer este trabajo de escucha que los organizadores del Encuentro Mundial de las Familias involucraron a las parejas durante varios días. Los teólogos debemos escucharlos. Esto creará un diálogo entre la Iglesia y las familias”.

En este contexto, ¿qué papel juega el legado de Juan Pablo II?

 “A Juan Pablo II le debemos cuatro giros muy importantes: el primero es el giro cristológico de la antropología, es decir, no perder de vista a Cristo Salvador en la comprensión del ser humano. El segundo aspecto es el punto de inflexión místico y social de la moral conyugal, que incluye la teología del cuerpo pero también el papel social de la familia. Tercer elemento: la valoración de los laicos, y en esto Juan Pablo II siguió, como Francisco, los pasos del Concilio Vaticano II. Finalmente, el punto de inflexión cultural de la evangelización, o la conciencia de que no se puede hacer lo mismo en Europa y Asia. Este patrimonio es precioso, y hay que seguir cultivándolo”.

Publicación en italiano: 

https://www.istitutogp2.it/wp/2022/06/23/noi-teologi-dobbiamo-ascoltare-le-famiglie/

Maestría en
Ciencias de la Familia

Sigue leyendo

Solicita informes